Una hora regada en tus cabellos
septiembre 1, 2017
Final
septiembre 1, 2017

El abismo suele ser un carnaval ausente

Un carnaval ausente quizá una ciudad en altas horas un día después del último carnaval, el espíritu de este joven era cercano a ese tipo de estaciones, no era solo, era el resultado de un producto de soledades, es decir se veía en la distancia como una forma pálida con brisa, de cerca hablaba el mundo, el mundo a chorros, su mundo, una pompa de jabón llena de luces, de nombres de muchachas, de sueltos olores y posibles fugas. Sabemos poco de sus pormenores pero reflejaba el peso de mundo, de su grande travesía por este mundo injusto, opaco, perdido en un tiempo sin tiempo donde nunca está demás una risa, una palabra dulce: era así bajo la luna como una dulce piedra tirada al estanque del infinito que esparce sus ondas por la eternidad.

Digamos que no ha muerto porque no se muere la eternidad, digamos que nos han dado un puntapié los duendes de su nostalgia y nos han bajado del bus en plena marcha, tirados boca arriba hacia la tarde gris vemos como se aleja, se hace punto y distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *