Nada inventaba el momento ajeno
septiembre 1, 2017
Huellas
septiembre 1, 2017

Retrato uno.

Para imitar tu risa me he pintado

las manos de negro y salido con

una camisa de cuadros a caminar estas calles,

tal vez para precisar mejor cómo eras

en la arenosa cuerda de los húmedos retratos

de aquellas muchachas que no usaban minifalda

pero sabía trepar árboles

y amantar pájaros

Me he montado de golpe esta noche

en la débil luz de los neones, con un paquete

de cigarros

a observar la ilusión dejada en el fondo

de tus palabras

que arden en alguna página en blanco

que cae como esta lluvia de octubre

en tus cascabeles de mar

partidos en mil pedazos en mi recuerdo,

y sin embargo

mis manos aún siguen en negro

y tu ágil sonrisa

desaparece en otro rostro

que me trae la noche

en este parque de humo que han

forjado mis pasos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *